Sobre
El evento

¡Hagamos realidad el Green Deal!

La crisis provocada a principios del año 2020 por la COVID-19 ha activado la adopción de una serie de medidas extraordinarias encaminadas a consolidar y potenciar la ciencia y la innovación. En España, estas medidas se recogen en el Plan de Choque para la Ciencia y la Innovación del Gobierno de España y en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, donde se subraya la importancia de la colaboración público-privada para el desarrollo de proyectos I+D+i orientados a los retos de la sociedad.

Para el sector agroalimentario, la Estrategia «de la granja a la mesa» ha marcado una serie de pautas para potenciar y avanzar hacia un sistema agroalimentario más sostenible en la Unión Europea (UE). La estrategia impone una serie de retos claves para el sector agrario español en el área de uso de nutrientes (reducir un 20 % el uso de fertilizantes y en un 50% las emisiones), reducir un 50 % el uso de pesticidas y mejorar el uso del agua, todo ello en menos de una década (2030). La estrategia «de la granja a la mesa» resalta la digitalización y sensorización de la agricultura y la adquisición de metadatos de los sistemas agrarios como una de las estrategias para lograr mantener la productividad reduciendo los insumos (fertilizantes, agua, fitosanitarios, etc.) aplicados. De forma complementaria, la UE ha aprobado recientemente una MISIÓN denominada ‘Cuidar el suelo es cuidar la vida’, que tiene como objetivo mejorar la salud de los suelos de la UE para 2030, haciendo mención explícita de los suelos agrícolas, en los que la conservación de los stocks de Carbono (C) en el suelo y la reducción de la pérdida de contaminantes al medio son objetivos clave. El reto de avanzar hacia una agricultura digitalizada más sostenible se debe lograr a la vez que se aumenta la adaptación y resiliencia de los sistemas agrícolas al cambio climático. Es imprescindible seguir avanzando en el diseño y gestión de políticas de sistemas agrarios más sostenibles y estrategias de adaptación/mitigación al cambio climático, analizando las barreras económicas y sociales que existen para su desarrollo.

.

nuevas prácticas agrícolas y tecnologías digitales para una producción sostenible y resiliente

En este contexto, se pone de manifiesto la importancia de seguir facilitando el encuentro entre la excelencia científico-tecnológica y el sector empresarial para resolver los retos que plantea la sociedad del siglo XXI. CEIGRAM CONECTA quiere ser un lugar de colaboración entre los actores públicos y privados interesados en los retos que plantea el futuro del sector agroalimentario. En 2020 celebramos la Primera Edición en formato online sobre Digitalización y Modelización en el Sector Agrario, que contó con la participaron de 300 profesionales de los sectores de producción agraria (19%), AgroTech / Smart Agro (18%), Big Data, IA, sensores, IoT (12%), seguro agrario (11%) y administraciones públicas (9%); también fue importante la participación de los sectores de regadío, asesoramiento agrícola, fabricantes de agroquímicos y nuevas variedades de cultivos. En 2021 queremos celebrar la Segunda Edición poniendo el foco sobre nuevas prácticas agrícolas y tecnologías digitales para una producción sostenible y resiliente.

En concreto la jornada se plantea para empresas y profesionales del ámbito de la agricultura de precisión, digitalización, biotecnología, fertilización, seguros agrarios, distribuidores de materias primas y asociaciones de productores.

Áreas temáticas de CEIGRAM CONECTA 2021

La jornada se ha dividido en tres sesiones en las que analizaremos los retos y oportunidades que ofrece el Pacto Verde Europeo y el Plan de Recuperación y Resiliencia para el sector agrario. Contaremos con expertos dentro del mundo empresarial, académico y administraciones públicas que expondrán los últimos avances sobre prácticas agrícolas sostenibles, desde un enfoque convencional a las nuevas herramientas que ofrece la biotecnología; nuevas tecnologías digitales para alcanzar la sostenibilidad en el sector agroalimentario;y los aspectos socio-económicos a tener en cuenta para lograr el tránsito hacia una producción agraria más sostenible y resiliente.